5 Consejos para proteger a tu bebé del frío

1. No abrigues de manera excesiva al bebé.

La tendencia habitual es a ponerle mucha ropa para protegerle de las bajas temperaturas. Intenta vestirlo de manera adecuada, ni mucho ni poco. Una gorro y unas manoplas te ayudarán a controlar la pérdida de calor corporal por la cabeza y las manos. Recuerda que el exceso de calor también puede ser contraproducente para el recién nacido.

2. El frío no debe ser una excusa para no sacar al bebé de casa.

Si lo abrigas bien puedes sacarlo sin miedo. Para no exponerlo a temperaturas muy bajas, intenta pasear al bebé en las horas centrales del día.

3. Evita los cambios bruscos de temperatura.

Cuando entres en un sitio cerrado con calefacción quitale la ropa de abrigo a tu bebé y vuelve a abrigarlo cuando salgas a la calle.

4. Utiliza prendas de vestir suaves y amplias que permitan que la piel del bebé transpire.

Utiliza tejidos naturales para evitar que el bebé sude mucho para que no se enfríe.

5. No olvides la crema hidratante.

Cuando salgas a la calle no olvides la crema hidratante con protección para el sol. Hidrata la piel del bebé con cremas hidratantes. Pon atención sobre todo en los labios, suelen cortarse con el viento. Aunque haga frío el sol está presente y es imprescindible proteger la piel del recién nacido.

Y sobre todo presta atención a las reacciones de tu bebé. Él mejor que nadie te dirá si tiene frío o calor.

¿Todos abrigados?… Nos vamos a pasear

Deja un comentario